Cinco años después

•16 noviembre, 2010 • 1 comentario

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que escribí aquí. De hecho, la última entrada dejaba en el aire el destino de las dos L’s. Evidentemente fuimos capaces de volver de una sola pieza tras más de 2000 km, y atravesar dos países, visita sorpresa incluida, pero eso es otra historia que ya os contaré.

El post de hoy es para liberar un poco la tensión que tengo, muchos sabéis que este viernes vuelvo a jugar a balonmano. Cinco años han pasado desde la última vez que me enfundé una equipación con el 8 a la espalda, mi fiel tobillera y mis Stabil (zapatillas); y salí al campo a divertirme, ya que esa última temporada fue algo desastrosa en cuanto a asistencia y casi siempre jugábamos justos o uno menos, así que, qué mejor que disfrutar del que podía ser mi último año “en activo”.

Desde que empecé a jugar hasta que lo dejé pasaron nueve años. Fueron años de sufrimiento, como cualquier deporte, pero también de mucha satisfacción y alegrías, de muchos amigos y compañeros que se quedaron atrás, de dos trofeos a jugador más regular, de una copa y una liga ganadas, una fase final perdida, de mucho sacrificio en cuanto a vida personal se refiere, pero no los cambiaría por nada del mundo.

Mi cuerpo ya no es el que era, ahora peso alrededor de unos 15 kg más de lo que pesaba por aquel entonces, ya no soy tan ágil como era antes y me costará incluso una simple finta al punto fuerte, ya no soy tan rápido como era y me costará ser el primero en correr un contraataque o defender uno rival; pero no me van a faltar ganas, llevo cinco años esperando éste momento, mi cuerpo me pide marcha y la necesito como el comer, tan sólo espero que mi maltrecho tobillo aguante lo suficiente como para saciar mis ansias.

Anuncios

Dos L’s y un destino

•30 julio, 2010 • 1 comentario

L

Pues eso, mañana a eso de las 8:00, Rober vendrá a buscarme a Pinto para coger carretera adelante…y a ver donde nos lleva. Seguramente la primera parada sea Ávila y contemplemos las murallas. Tal vez Salamanca sea la siguiente parada y Ciudad Rodrigo lo dejaremos en el horizonte… A partir de ahí cualquier cosa puede pasar, permanezcan atentos a sus correos y/o twitter. Seguiremos informando.

Todo comienzo tiene un final

•5 julio, 2010 • 2 comentarios

Fue hace casi 3 años, concretamente un 3 de Diciembre a eso de las 16:00. Entré en un despacho de la universidad, el 4.1A01 (os suena, ¿no?), y allí había un tío sentado, largo como un día sin pan, delgado como si llevase un par de días sin comer. Se levantó, se acercó a mí, me dió la mano y me dijo “Hola soy Miguel, supongo que tu eres Chemi. Soy tu compañero de beca”. Ese fue el comienzo, bastante normal, sin nada interesante que resaltar, ¿quién me iba a decir que ese tío iba a convertirse en un hermano para mí? Bueno, pero sigamos el curso de la historia.

Las primeras semanas meses me convertí en su sombra. Seguramente pensaría, “Joder, este plasta no se despega de mí, no me va a dejar tranquilo nunca”, y era verdad, allí donde iba Miguel detrás iba yo. Recuerdo que cuando me preguntaba por dónde quería bajar al sótano, siempre le decía que me daba igual, por dónde el dijese, y me decía “Oye, que también puedes opinar tú”, pero siendo como soy de introvertido la cosa era complicada.

Bueno, los meses pasaban, y yo iba ofreciendole más conversación, no mucha, pero algo más. Así es como nos fuimos enterando de los gustos musicales de cada uno, y que eran bastante parecidos; bueno, los míos algo más duros que los suyos (ya me conocéis, soy un animal), pero casi iguales. También recuerdo esos viernes que nos tirabamos toda la tarde escuchando música (lo siento Virgi, pero los viernes de “fiesta” no es cosa nuestra exclusiva). Recuerdo en concreto el día de la muerte de Michael Jackson, nos tiramos todo el día escuchando canciones del Rey del Pop, para rendirle nuestro pequeño homenaje.

El día que Celeste dejó la beca sabía que Miguel y yo nos íbamos a separar como compañeros, y fue difícil, pero bueno, seguía estando ahí, bueno allí, que de un despacho a otro hay casi un mundo de distancia. Pero sin duda esta mañana ha sido dura. Es una tontería, ya que vamos a seguir viéndonos todos los días, y dudo que pierda esta amistad, principalmente, porque no quiero perderla; pero el hecho de que no vaya a estar más en los despachos es algo complicado de digerir.

Lo que no he dicho, y que no sé si sabéis muchos de vosotros, es que gracias a él es por lo que me conocéis y formo parte de esta maravillosa tripulación, de la que sinceramente, estoy orgulloso  de pertenecer, aunque sea como grumetillo friega-cubiertas. Así que ya sabéis dadle las gracias o caneadle, lo que vuestro corazón os pida. Yo por mi parte, le estaré eternamente agradecido.

Bueno, ya termino, que al final me pongo sentimental y luego me perdéis el miedo y el respeto, y ya tengo suficiente con que Virgi no me tenga ni una cosa ni la otra, como para que haya alguien más. Lo dicho hermano, que por mi parte esta amistad no se va a perder nunca y que espero vivir contigo todas esas fechas especiales que marcan el calendario del IT-Crew.

Los Goonies nunca dicen muerto

•8 junio, 2010 • 1 comentario

Ayer, 7 de Junio, se cumplían 25 años del estreno de Los Goonies. Aún recuerdo la primera vez que la ví. Estaba en casa de mis abuelos, aburrido una tarde lluviosa de Domingo, sentado en el sofá, cuando me puse a mirar las estanterías y ví una calavera. Automáticamente captó mi atención, así que le pedí a mi tía que me la pusiera.

“Hola chicos, este Willie, Willie el Tuerto”

Recuerdo con especial cariño a Gordi y su “Supermeneo”, a Mickey y su afán de aventuras, a Bocazas y su manera de vacilar, pero sobretodo recuerdo a Data y sus inventos a lo James Bond. Bueno, lo de recordar no es correcto, ya que esta película la he podido ver unas 20 veces (no exagero, esta película me encanta) y cada vez que la veo me sigue gustado igual, de hecho, tal vez más, si es posible.

“Sloth quiere a Gordi”

Por supuesto que también recuerdo a Sloth, ese gigantón al que su madre dejó caer una vez dos veces, que le encantaba el chocolate y las películas de piratas; y que fue el auténtico héroe, ya que (SPOILER) fue el que levantó la piedra para que los Goonies saliesen de la cueva donde se encontraba el barco de Willie el Tuerto (FIN SPOILER).

El tiempo ha pasado, todos hemos crecido, pero jamás desaparecerá en mí sonrisa y la ilusión cada vez que me siento delante de la tele a ver esta maravillosa película que tan buenos momentos me ha dado y que nadie debería morir (“los Goonies nunca dicen muerto”) irse de este mundo antes de verla.

Chemi al volante, peligro constante

•6 abril, 2010 • 2 comentarios

Martes, 6 de Abril de 2010, 6:15 am, suena el odiado despertador, aunque no he podido dormir mucho, supongo que al final los nervios hicieron presa de mí. Me levanto de la cama de una salto para caer en la ducha, ese agua calentita a esas horas de la mañana no tiene precio. Desayuno, no demasiado, puesto que mi estómago se encuentra raro recibiendo alimentos a horas intempestivas, aunque eso sí, el Cola Cao no se perdona.

Al salir de casa, aún es de noche, la luna menguante aún reina en el cielo y bajo su amparo me dirijo hacia la autoescuela para ir a hacer el examen de conducir. Una vez allí nos montamos 4 alumnos y Óscar y vamos para el centro de exámenes a cumplir con el guión. Por el camino veo amanecer, hacia mucho que no veía amanecer, y la verdad es que es precioso.

8:15 am, el chino y Jóse salen para realizar su examen, mientras Erwing y yo nos quedamos esperando en las escaleras de las lamentaciones, con un frío del carajo, viendo como entran y salen coches de autoescuela y como una china le enchufa a un coche marcha atrás, espectacular. 8:45 am, regresan del examen y es mi turno; coloco el asiento, coloco los espejos, enciendo el motor, meto primera y….se cala, miro para abajo, el freno de mano puesto, de tal manera que hubiese podido frenar el movimiento de la Tierra, muy bien, 3 segundos de examen, y la primera en la cara.

Bueno, consigo que los nervios no me dominen, y salimos del centro de examenes. Primera rotonda, el examinador me dice que vaya hacia Navalcarnero, me lio con los paneles y cojo la salida que me da la gana, seguimos bien, 3 minutos de examen y 2 faltas leves, con dos cojones…. Sigo manteniendo los nervios bajo control, entro en carretera sin problemas, salgo hacia Móstoles, todo perfecto. Rotonda a la entrada de Móstoles, “tome la primera salida” dice el funcionario, muy bien, pues tomé la primera salida…que ví, que en realidad era la segunda….tranquilos que esto mejora…. Por suerte, después me enteré de que me libré de ir al Soto, que por lo visto es zona de nivel experto, si es que en realidad lo hice aposta… XD

Continuamos, veo un camión de Coca Cola descargando y voy aminorando la marcha, pero sin llegar a frenar, esperando que alguien me deje paso, un tio me deja hueco, gracias buen hombre, rebaso al camión y vuelvo a mi carril, “vamos a desviarnos hacia la izquierda”, joooder, ¿no me lo puedes decir un segundo antes? Bueno, no pasa nada, vuelvo al carril izquierdo y a lo lejos veo una flechita pintada en el suelo que va hacia la izquierda, vamos bien. Pero en ese preciso momento, veo por el rabillo del ojo una calle a mi izquierda y línea discontinúa, ¡mierda! ¡que es por aquí!, consigo parar para girar, pero con los nervios se me olvida poner el intermitente, cuarta falta leve….en mi defensa diré que no venía nadie.

Circulo por las calles sin problemas, por mi carril, perfectamente, cediendo el paso cuando procede, parándome si es necesario…”estacione usted cuando pueda”, veo un hueco perfecto, cabían 3 coches y no exagero, había hueco marcado para 3 coches, esta es la mía, pero se me olvida, como siempre, poner el intermitente….5ª falta leve….

La vuelta la hace Erwing, y por un momento temo por el retrovisor derecho, que está apunto de enlazarse en un abrazo mortal con el retrovisor de otro coche. Pero incluso llegué a temer por mi pellejo, tío por dios, si tienes un ceda y viene un coche, por favor, para…..

El caso, que he cometido 6 faltas leves, la última dice que fue por un tirón que dio el coche (si el examinador lo dice…), pero no son suficientes como para tirarme, así que competiré con Rober por ser el novato del año…. Tal vez ha sido totalmente inmerecido, puede que sí, pero uno de los objetivos para este 2010 está cumplido, tenemos carné de conducir, siguiente parada, el proyecto, puffff.

Teclado numérico Ubuntu

•23 marzo, 2010 • Dejar un comentario

Bueno, pues llevaba unos días que el teclado numérico con Ubuntu no funcionaba. Buscando por la web (lo he encontrado a la primera), he visto la solución:

Sistema->Preferencias->Teclado

En la pestaña Teclas del ratón, hay que desmarcar la casilla Permitir controlar el puntero usando el teclado numérico

Y listo, con esto y un bizcocho, volvemos a tener teclado numérico.

Vermillion

•19 marzo, 2010 • Dejar un comentario

Probablemente, la canción que más me gusta de Slipknot. Seguramente tenga doble sentido, como casi todas las canciones, pero yo soy algo bastante cortito, así que cada uno que saque sus propias conclusiones.

________________________________________________________________________________

She seems dressed in all the rings
Of past fatalities
So fragile yet so devious
She continues to see it
Climatic hands that press
Her temples and my chest
Enter the night that she came home
Forever

Oh (She’s the only one that makes me sad)

She is everything and more
The solemn hypnotic
My Dahlia bathed in possession
She is home to me

I get nervous, perverse, when I see her it’s worse
But the stress is astounding
It’s now or never she’s coming home
Forever

Oh (She’s the only one that makes me sad)

Hard to say what caught my attention
Fixed and crazy, Aphid attraction
Carve my name in my face, to recognize
Such a pheromone cult to terrorize

I won’t let this build up inside of me
I won’t let this build up inside of me
I won’t let this build up inside of me
I won’t let this build up inside of me

(Yeah!)

(oh-oh)
I’m a slave, and I am a master
No restraints and, unchecked collectors
I exist through my need, to self oblige
She is something in me, that I despise

I won’t let this build up inside of me
I won’t let this build up inside of me
I won’t let this build up inside of me
I won’t let this build up inside of me

I won’t let this build up inside of me
I won’t let this build up inside of me
I won’t let this build up inside of me
I won’t let this build up inside of me

SHE ISN’T REAL!
I CAN’T MAKE HER REAL!
SHE ISN’T REAL!
I CAN’T MAKE HER REAL!

She isn’t real (She isn’t real)
I can’t make her real (can’t make her real)
She isn’t real (She isn’t real)
I can’t make her real (can’t make her real)